Zapata vive y la lucha sigue y sigue

Fotografías de Rafael Doníz

Espacio Cultural Aquí estuvo Zapata

Plaza Moctezuma, Matamoros No. 20, Col. Centro. Cuernavaca, Morelos.

Inauguración viernes 27 de Noviembre de 2015, 19:00.

El trabajo de Rafael Doníz como fotógrafo esta bastante influenciado por su afán investigador y documental de la fotografía mexicana. Quienes lo conocen saben que de su gran archivo de fotografias, negativos y postales. Es posible conocer en él de la revolución mexicana, el porfiriato, el imperio y los primeros años del méxico moderno, este acervo se ha construido durante años de investigación del maestro Doníz quien con paciencia y amor ha ido desarrollando este trabajo historiográfico en su afán de conocer y documentarse sobre sus dos grandes pasiones: la fotografía y la historia de nuestro país. En estos archivos fotográficos conviven presidentes, lideres sindicales, emperadores, clases medias, indigenas, citadinos, paisajes, monumentos, soldados, revolucionarios; heróes y caudillos, artistas y artesanos.

Es a partir de la inmersión en este trabajo paralelo a su labor como fotógrafo que Rafael Doníz puede ver la línea de tiempo del sujeto fotografiado, su transformación de persona a icono, de campesino a emblema. En su ires y venires de Rafael Doníz por el país, cómo fotógrafo y como viajero se ha dado cuenta de la permanencia y constante transformación de estás imagenes históricas. No es raro encontrar la imagen de Emiliano Zapata en un mercado oaxaqueño, en una marcha defeña o en el más recóndito pueblo de la selva lacandona. Es por esto que en la muestra más reciente de Rafael Doníz plantea una reflexión sobre la figura e imagen de Emiliano Zapata, campesino morelense que devino en lider de una de las rebeliones más dignas, aguerridas y respetadas durante la Revolución Mexicana y que al concluir ésta fue asesinado a traición.

En esta serie fotográfica el trabajo de Rafael Doníz nos invita y nos propone revisar sobre esta trayectoria icónica, de esta figura que se rehusó convertirse en una estatua del panteón de la revolución institucionalizada para bajarse y caminar a lado de la gente más humilde en sus barrios y colonias; en los pueblos y montañas, en marchas y plantones. En las fotografías de esta serie podemos ver como una imagen se rehusa a convertirse en un simbolo institucional para devenir en arquetipo, en figura de los altares militantes donde diariamente se lucha por la vida, la educación, el agua, la tierra y la dignidad.

Si algo podemos aprender de esta lección semiótica es que cada vez que muere un hombre o una mujer en la lucha contra el mal gobierno y la tirania, al enterrarles se estan sembrando semillas de rebeldía. Es por estó que mientras Zapata viva, la lucha sigue y sigue.

La exposición se presenta en el espacio cultural del Hotel Moctezuma; que durante la primera parte de la Revolución, este inmueble fue elegido por Emiliano Zapata como su cuartel general; entonces se convirtió en el cuartel del Ejército Libertador del Sur. Algunas de las fotografías de Zapata más conocidas en todo el mundo fueron tomadas aquí y de aquí salieron para convertirse en murales, pancartas, mantas, grafittis, lonas y estandartes de los revolucionarios que se niegan a dejar morir la utopía por la que lucharon los grandes hombres y mujeres.

Antonio Nieto Cuevas

Espacio Cultural Aquí estuvo Zapata